Resistencia Antimicrobiana

La resistencia a los antibióticos está aumentando en todo el mundo a niveles alarmantes. A nivel mundial, cada día aparecen y se propagan nuevos mecanismos de resistencia que ponen en peligro nuestra capacidad para tratar las enfermedades infecciosas.1

Los antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones bacterianas.1

  • La resistencia antimicrobiana es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial.1
  • Cada vez es mayor el número de infecciones cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos.1

La resistencia a los antibióticos se produce cuando las bacterias mutan en respuesta al uso de estos fármacos.1

Para prevenir y controlar la propagación de la resistencia a los antibióticos se debe:1

  • Evitar la propagación de las infecciones; vigilando la limpieza de las manos, el instrumental y el entorno hospitalario.
  • Prescribir antibióticos solo cuando sean necesarios.
  • Notificar las infecciones que han creado resistencia a os antibióticos a los equipos de vigilancia epidemiológica.
  • Informar a los pacientes sobre cómo tomar los antibióticos correctamente, sobre los peligros de su uso indebido.

Cuando ya no se pueden tratar las infecciones con los antibióticos de primera línea es necesario emplear antimicrobianos de mayor costo.

La resistencia a los antibióticos prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad.1

Esta resistencia impacta en el aumento de:1

  • Estancia hospitalaria
  • Duración de la enfermedad
  • Mortalidad
  • Costos de tención a la salud

Las estadísticas son alarmantes, por ejemplo:

De acuerdo al CDC* en Estados Unidos se presenta un estimado de:2

  • 51,000 infecciones por Pseudomonas aeruginosa al año.2
  • 6,700 infecciones por Pseudomonas resistentes a múltiples fármacos2
  • causando 440 muertes2

De acuerdo al informe anual de la Red Hospitalaria de Vigilancia Epidemiológica (RHOVE) 2015 en México:

• En un análisis de 378 hospitales se reportaron 61,969 casos notificados de infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS) [#Ref].

La tasa global de incidencia de IAAS en hospitales de la RHOVE en México en 2015 fue de 4.7 por 100 egresos.

En 2015 se notificaron 122 brotes de IAAS (30% más en comparación con el 2014). La tasa de ataque general fue de 15.2 por 100 personas expuestas. La tasa de letalidad general fue 16.1 por 100 casos. El grupo de edad más afectado fue el de menores de un mes.

La tasa de letalidad nacional en 2015 fue de 5.8 por 100 casos, observando un aumento de 20.8% en comparación con la tasa observada en 2014.

La resistencia es una realidad para los pacientes y debe ser una preocupación mundial.

Las organizaciones, gobiernos e individuos alrededor del mundo deben enfocar sus esfuerzos en los programas de Antimicrobial Stewardship, monitoreo de infecciones, innovación e investigación para enfrentar este reto.

Referencias: 1. OMS. Resistencia a los antibióticos Disponible: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/antibiotic-resistance/es/ Consultado el 21 de febrero de 2017. 2. Centers for Disease Control and Prevention. Antibiotic resistance threats in the United States, 2013. Atlanta, GA: Centers for Disease Control and Prevention, US Dept Health and Human Services, 2013. 3. Gales Ana C. y cols. Antimicrobial resistance among Gram‐negative bacilli isolated from latin America: results from SENTRY. Antimicrobial Surveillance Program (Latin America, 2008-2010). Diagnostic Microbiology and Infectious Disease. 2012. 4. Morfin Otero y cols. Antimicrobial susceptibility trends among gram‑positive and negative clinical isolates collected between 2005 and 2012 in Mexico: Ann Clin Microbiol Antimicrob (2015) 14:53. 5. RHOVE. Informe Anual 2015. Dirección General de Epidemiología. México 2016.

Infecciones causadas por gram-negativos resistente

Las bacterias gram-negativas son causa importante de infecciones relacionadas con la atención de la salud.1

Bacterias gram-negativas como:

  • Pseudomonas aeruginosa
  • Acinetobacter baumannii
  • Enterobacteriaceaes

Desafortunadamente se han vuelto organismos multirresistentes y cada vez son más sus reportes en todo el mundo.1

Los mecanismos de resistencia de las bacterias gramnegativas son:

  • Pérdida de las porinas, lo cual reduce la entrada del fármaco a través de la membrana celular.
  • Presencia de ß-lactamasas, que degradan el anillo ß-lactámico.
  • Expresión aumentada de la bomba de salida transmembrana, que expulsa el fármaco.
  • Enzimas modificadoras de los antibióticos, que vuelven al antibiótico incapaz de interactuar con su objetivo o blanco.
  • Mutaciones en el sitio objetivo, que le impiden al antibiótico fijarse a su sitio de acción.
  • Mutaciones o modificaciones ribosómicas, que impiden la fijación del antibiótico e inhiben la síntesis de proteínas.
  • Mecanismos de derivación metabólica, que usan una enzima alternativa para eludir el objetivo.
  • Mutación de los lipopolisacáridos, que vuelve a algunos antimicrobianos incapaces de fijarse.

El aumento de la resistencia bacteriana a los antimicrobianos limita las opciones de tratamiento para las infecciones graves causadas por bacterias gram-negativas3

¿Qué factores ponen a los pacientes en riesgo de infección por patógenos resistentes?

Factores de riesgo comunes4

  • Tratamiento antibacteriano en los 90 días previos
  • Hospitalización reciente durante más de 5 días
  • Resistencia frecuente a los antimicrobianos en la unidad hospitalaria
  • Enfermedad inmunosupresora

Factores de riesgo de infección asociadas con la atención en salud.2

  • Hospitalización durante ≥2 días en los 90 días previos
  • Residencia en un centro de convalecencia (casas de retiro, asilos etc.)
  • Tratamiento intravenoso a domicilio (incluidos antibióticos)
  • Diálisis a largo plazo en los 30 días previos
  • Atención de heridas a domicilio
  • Miembro del grupo familiar con un patógeno multirresistente

Referencias: 1. Peleg AY, Hooper D C.Hospital-acquired infections due to gram-negative bacteria. N Engl J Med 2010;362:1804– 1813. 2. Papp-Wallace,Krisztina,Endimiani Andrea,Taracila Magdalena y cols. Past, Present, and Future; Antimicrobial Agents and Chemotherapy, Nov. 2011, p. 4943–4960 3. European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC). Antimicrobial resistance surveillance in Europe, 2014. Available at:http://ecdc.europa.eu/en/publications/Publications/antimicrobialresistanceannualepidemiological- report.pdf. Accessed 20 November 2015 4. American Thoracic Society; Infectious Diseases Society of America. Guidelines for the management of adults with hospital-acquired, ventilator-associated, and healthcareassociated pneumonia. Am J Respir Crit Care Med. 2005;17`:388-416.

Se requieren nuevos antibacterianos

Los antibacterianos disponibles en la actualidad se han vuelto menos eficaces y hay la necesidad apremiante de nuevos fármacos1,2

La frecuencia de las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos va en aumento, y estas causan una morbilidad y mortalidad considerables. Hacen falta nuevos antimicrobianos para tratar las infecciones causadas por bacilos gramnegativos resistentes a los fármacos disponibles en la actualidad.1,2

La Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (Infectious Diseases Society of America, o IDSA) sigue proponiendo soluciones legislativas, normativas y de financiamiento para esta crisis persistente.2 El objetivo es desarrollar diez antibióticos nuevos, seguros y eficaces de administración sistémica para el 2020, como propone la iniciativa “10 para el ‘20 “ (“10 by ‘20”) de la IDSA.2

Sin embargo entre 2004 y 2011 solo se han aprobado tres nuevos antibióticos para infecciones por gram negativos.2

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ve la resistencia a los antimicrobianos como una amenaza creciente a la salud pública y motivo de inquietud en todo el mundo. Es un problema tan grave que pone en riesgo los logros de la medicina moderna1

El informe de la OMS de 2014 sobre resistencia a los antimicrobianos tenía la finalidad de sustentar acciones y planes estratégicos en materia de políticas de salud pública con respecto a este grave problema de salud 1

La resistencia a los antibióticos es una crisis de salud pública a nivel mundial que requiere la adopción urgente de estrategias para frenar su propagación3

Referencias: 1. World Health Organization (WHO). Antimicrobial resistance: Global report on surveillance 2014. http://www.who.int/drugresistance/documents/surveillancereport/en/. Consultado el 29 de octubre de 2015. 2. Boucher HW, Talbot GH, Benjamin DK Jr, Bradley J, Guidos RJ, Jones RN, Murray BE, Bonomo RA, Gilbert D; Infectious Disease Society of America. 10 x ‘20 Progress--development of new drugs active against gram-negative bacilli: an update from the Infectious Diseases Society of America. Clin Infect Dis 2013;56:1685–1694. 3. European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC). Antimicrobial resistance surveillance in Europe, 2013. Annual report of the European Antimicrobial Resistance Surveillance Network (EARS-Net). 2014. Consultado el 29 de octubre de 2015.

El uso inadecuado de los antibióticos favorece la aparición de la resistencia a los antimicrobianos1

Algunos ejemplos de tratamiento antibiótico inadecuado son:4

  • Se administra muy poco tiempo o no se completa el esquema.1,2
  • La dosis es muy baja, lo que ocasiona una exposición insuficiente al fármaco.2
  • Se prescribe de maner innecesaria o incorrecta para el padecimiento.
  • Se administra muy poco tiempo o no se completa el esquema.1,2
  • Se usa para tratar un aislado bacteriano que no es sensible.2
  • Uso excesivo (abuso)/prescripción innecesaria.1

Los Programas Antimicrobial Stewardship promueven la selección de la antibioticoterapia apropiada

El Programa Antimicrobial Stewardship se define como “intervenciones coordinadas con el objetivo de fomentar y cuantificar el uso apropiado de los antibióticos, al promover la selección del esquema antibiótico óptimo, incluidos su dosis, la duración del tratamiento y la vía de administración”.3

Los términos usados para referirse a un programa Antimicrobial Stewardship (AMS) pueden variar considerablemente, de tal manera que en la literatura es posible encontrar referencias como: política de antibióticos, programas de control de antibióticos, manejo de antibióticos y otros términos intercambiables. Cualquiera que sea el término, normalmente se refiere a un programa general para cambiar y dirigir el uso de antimicrobianos en las instituciones de salud.4

Algunos ejemplos de los beneficios del Programa Antimicrobial Stewardship son:3

  • Mehoría en los descenlaces clínicos de los pacientes
  • Reducciones de los eventos adversos
  • Mejoría en las tasas de sensibilidad a los antibióticos gestionados
  • Optimización del uso de recursos en todo el continuo de atención

Los Programas Antimicrobial Stewardship tienen el objetivo de fomentar y cuantificar el uso apropiado de los antimicrobianos.5

Objetivo primario:

La seguridad del paciente, al optimizar los desenlaces clínicos a la vez que se reducen al mínimo los efectos tóxicos y la aparición de resistencia. 6

Objetivo secundario:

El beneficio económico, al reducir los costos de la atención de la salud sin afectar negativamente su calidad. 6

En Estados Unidos uno de los objetivos para el 2020 es contar con Programas Antimicrobial Stewardship en el 100% de los hospitales de atención aguda.7

Se ha demostrado que la combinación del Programa Antimicrobial Stewardship con los programas de control de infecciones limita la aparición y transmisión de patógenos resistentes6

04-23-MX-ZER-00003 SSA:193300202C3623

Referencias: 1. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/drugresistance/pdf/arthreats- 2013-508.pdf. Consultado el 7 de junio de 2016. 2. World Health Organization. http://www.who.int/drugresistance/amr_q&a.pdf. Consultado el 4 de diciembre de 2015 3. Barlam TF, Cosgrove SE, Abbo LM y cols. Implementing an antibiotic stewardship program: guidelines by the Infectious Diseases Society of America and the Society for Healthcare Epidemiology of America. Clin Infect Dis. 2016;62(10):e51–e77.doi:10.1093/cid/ciw118 4. MacDougall C, Polk RE. Antimicrobial Stewardship Programs in Health Care Systems. Clin Microbiol Rev. 2005;18(4):638-56 5. Fishman N, Patterson J, Saiman L y cols. Policy statement on antimicrobial stewardship by the Society for Healthcare Epidemiology of America (SHEA), the Infectious Diseases Society of America (IDSA), and the Pediatric Infectious Diseases Society (PIDS). Infect Control Hosp Epidemiol. 2012;33(4):322–327. 6. Dellit TH, Owens RC, McGowan JE Jr y cols. Infectious Diseases Society of America and the Society for Healthcare Epidemiology of America guidelines for developing an institutional program to enhance antimicrobial stewardship. Clin Infect Dis. 2007;44(2):159–177. 7. The White House. National Action Plan for Combating Antibiotic Resistant Bacteria. March 2015. https://www.whitehouse.gov/sites/default/files/docs/national_action_plan_for_combating_antibotic-resistant_bacteria.pdf. Consultado el 10 de junio de 2016.

Productos MSD Enfermedades Infecciosas

 

Cancidas

 

Cubicine

 

Invanz

 

Sivextro Solución

 

Sivextro Tableta

 

Spriafil Suspensión Oral

 

Spriafil Tabletas

 

Zerbaxa